TÉCNICA DE DIBUJO CON LÁPICES DE COLORES

Los lápices de colores han ganado popularidad en los últimos tiempos, y junto con los rotuladores forman parte del equipo de trabajo de muchos diseñadores o ilustradores, aunque sólo sea para hacer bocetos. Hoy en día se encuentran cajas de lápices de colores de calidad profesional en cualquier papelería de cierta importancia.

Los lápices de colores profesionales son muy caros, pero son indispensables para poder realizar dibujos con esta técnica que merezcan la pena. Los lápices de calidad escolar son económicos, pero técnicamente insuficientes, en especial el color negro, que nunca pasa de un gris oscuro. Con ellos es imposible lograr un contraste satisfactorio en un dibujo. Además, a diferencia de los lápices profesionales, los de calidad escolar no se venden sueltos, con lo cual al gastarse uno de ellos habría que adquirir una nueva caja, con lo cual acabaríamos teniendo montones de lápices repetidos. No obstante, si tenemos lápices escolares de los tiempos en que íbamos a la escuela, todavía se pueden aprovechar usándolos conjuntamente con lápices profesionales.

¿Qué es pues lo que diferencia un lápiz escolar de uno profesional? Aparte de la calidad de la madera, lo más importante es la composición de la mina. La mina de los lápices de colores se compone de pigmento en polvo y de cera, que sirve como aglutinante del pigmento. El pigmento es más caro, y por ello los lápices escolares llevan una mayor proporción de cera, mientras que los profesionales contienen más pigmento y menos cera. Por lo tanto, los lápices profesionales poseen una capacidad de pigmentación mucho más elevada. Para comprobar esto, basta con trazar en nuestra mano con un lápiz profesional y luego con uno escolar. Veremos que los lápices profesionales pintan fácilmente en la piel, pero los escolares no pueden. Sin embargo, los lápices profesionales deben afilarse con más cuidado, ya que al tener un contenido de cera más bajo su mina es más quebradiza.

En cuanto al papel que se debe usar, uno de grano intermedio sería en mi opinión el más adecuado. Un papel liso me parece inadecuado porque el lápiz tiende a resbalar más en él y los colores pierden intensidad e incluso parecen más feos. Por el contrario, en un papel muy rugoso, el lápiz tendría dificultades para poder saturar el color, ya que al pintar únicamente en las crestas de los granos del papel, la gran cantidad de puntos sin cubrir que queda compromete la intensidad del color y por lo tanto el contraste, además de la capacidad de conseguir detalle en la obra, ya que el grano grueso rompe la continuidad del trazo. El papel rugoso produce mucho desgaste en las minas de los lápices, lo cual obliga a afilar el lápiz contínuamente, lo cual sale caro y además pone a prueba nuestra paciencia, porque requiere mucho más tiempo cubrir una superficie de color con una punta tan fina. Sin embargo, con esta clase de papel sería necesario, ya que el lápiz necesita una punta bien afilada para poder pintar la mayor cantidad posible de huecos y que así el color sea más intenso. Intentar saturar un color en un papel rugoso simplemente haciendo presión con una punta que ya es demasiado gruesa, por no querer afilar el lápiz, es un error, ya que se estropea la textura del papel y el resultado es feo. Por todo ello pienso que el mejor papel es uno de grano intermedio, ni muy liso ni muy grueso. En el ejemplo de la imagen, se ha utilizado un papel Canson que es muy rugoso, pero como el tema tratado es un paisaje, no se requería mucho detalle y en este caso no ha sido un problema utilizar este papel.

En la técnica de lápices de colores, se pueden mezclar ópticamente los colores y así conseguir mayor variedad de matices, pintando con dos o más colores sobre una misma zona. En este caso la rugosidad del papel es una ventaja, pues cuanto mayor sea más capas de color se pueden combinar sobre la superficie del papel. Por lo general, cualquier zona de un dibujo lleva al menos dos capas de diferente color, ya que una sola produciría un resultado demasiado pobre.

Además de los lápices comunes, se venden también unos lápices de colores que se llaman acuarelables, porque al terminar el dibujo opcionalmente se puede usar un pincel humedecido en agua para ir humedeciendo las diferentes zonas cromáticas del dibujo y conseguir el efecto de que el dibujo parezca pintado con acuarelas. Yo personalmente nunca los he usado.

Los dibujos realizados con lápices de colores requieren ser fijados con varias capas de fijador. En los recipientes de fijador en spray se puede leer que aplicar varias capas finas es más efectivo que aplicar una o dos capas gruesas. En un dibujo realizado con esta técnica se puede aplicar una buena cantidad de fijador, ya que el fijador no puede realmente dañar el pigmento de ninguna manera, aunque un exceso de fijador sí podría dar un aspecto apelmazado a la superficie del dibujo. El fijador en spray debe aplicarse desde una distancia de unos 40 cm del papel.





TÉCNICA DE DIBUJO CON BOLÍGRAFOS DE COLORES

Para la técnica de dibujo con bolígrafos de colores vale todo lo anteriormente expuesto acerca de la técnica de dibujo con bolígrafo de un solo color. En cuanto al uso del color, además de aplicar los diferentes colores en zonas independientes, se pueden cruzar o combinar en un mismo espacio tramas de diferentes colores para crear una mezcla óptica y así enriquecer la gama cromática.

En cuanto a la multitud de modelos de bolígrafos de colores que se suministran en las papelerías, hay que decir que aparte de que son muy vistosos, generalmente son de peor calidad que los bolígrafos comunes de un sólo color y suelen perder tinta por la punta, con lo cual hay que tener precaución con ellos. Se pueden adquirir los bolígrafos de color que se venden sueltos, que suelen ser los de mejor calidad, pero de los cuales no se encuentran muchos colores a la venta, más allá de los comunes rojos o verdes. Después están los conjuntos de bolígrafos de colores individuales, que suelen traer entre 8 y 12 colores, y los bolígrafos de tipo múltiple, que contienen 10 colores en un mismo bolígrafo. La variedad de colores de estos formatos es interesante, pero esta clase de bolígrafos suelen ser los de peor calidad, ya que tienden a perder tinta contínuamente o a dejar de pintar con facilidad. Los de tipo múltiple son además incómodos de manejar debido a su grosor.









~ Capítulo Siguiente: Técnicas Mixtas ~


TÉCNICAS DE DIBUJO

:: Técnicas monocromáticas

Técnica de dibujo con lápiz de grafito y bolígrafo de un solo color.



:: Técnicas policromáticas

Técnica de dibujo con lápices de colores y bolígrafos de colores.



:: Técnicas mixtas

Lápices de colores, bolígrafos y rotuladores pueden usarse juntos en un mismo dibujo para aprovechar los puntos fuertes de cada una de estas técnicas.



:: Proporción áurea

A la hora de diseñar nuestros dibujos, lo primero que debemos abordar es la composición. La proporción áurea es una técnica de composición que se viene usando en el mundo del arte desde la antiguedad clásica porque es considerada como la relación de proporciones más estética que se conoce.



EJEMPLOS DE DIBUJO

:: Dibujo con lápices de colores

Proceso de dibujo con lápices de colores profesionales.



:: Dibujo con bolígrafo

Proceso de dibujo con bolígrafo.



:: Dibujo con lápiz de grafito

Proceso de dibujo con lápiz de grafito.