TÉCNICA DE DIBUJO CON BOLÍGRAFO Y LÁPICES DE COLORES

Se pueden usar dos o más técnicas en un mismo dibujo para reunir en él las mejores características de cada una de estas técnicas. En el ejemplo de la imagen se trata de un dibujo realizado con bolígrafo negro y lápices de colores. En un dibujo como este sólo se emplean unos pocos colores, ya que es el trazo de bolígrafo el que construye el dibujo en sí. Sin embargo, con estos pocos colores el efecto conseguido es muy llamativo. Con esta técnica se aúnan en el mismo dibujo la belleza del color a lápiz con la fuerza y la precisión del dibujo a tinta, que nunca se conseguirían con un dibujo realizado exclusivamente con lápices de colores.

Aunque el color se puede aplicar posteriormente al dibujado con bolígrafo, no es recomendable ya que cubre en parte los trazos del bolígrafo reduciendo su intensidad y afeando el dibujo. Es preferible pintar primero una zona y luego dibujar sobre ella con el bolígrafo, pero teniendo en cuenta que no debemos saturar nunca la superficie del papel con el lápiz de color, ya que entonces el bolígrafo no podría trazar bien porque tendería a resbalar.

Para esta clase de dibujos se puede utilizar indistintamente un papel liso o uno rugoso, según las preferencias del dibujante. Un papel más rugoso nos permitiría un color más intenso, y un papel liso beneficiaría más al trazo del bolígrafo, al no quedar interrumpido éste por el grano del papel. En el ejemplo de la imagen se ha utilizado un papel liso.

En cuanto a la fijación del dibujo, debe hacerse con mucho cuidado, de la misma manera que en cualquier dibujo realizado a bolígrafo. Como ya expliqué, hay que evitar ante todo que el alcohol disuelva la tinta lo más mínimo. Si después de terminar tu dibujo, no te sientes con confianza para intentarlo, puedes probar con algún dibujo que te haya quedado mal o no intentarlo. Yo personalmente, en esta clase de dibujos prefiero realizar la fijación, ya que aunque la tinta es generalmente resistente, el color aplicado a lápiz no lo es tanto y tiende a perderse con el tiempo.





TÉCNICA DE DIBUJO CON BOLÍGRAFO, LÁPICES DE COLORES Y ROTULADORES

Como antes he dicho, un papel rugoso permite conseguir un color más intenso a expensas de reducir un tanto la calidad del trazo del bolígrafo. Sin embargo, hay una forma de conseguir un color intenso sobre un papel liso, y es añadiendo los rotuladores a las otras dos técnicas. Usaremos los rotuladores para resaltar el color en las áreas del dibujo más importantes o cercanas al primer plano. Aplicar colores fuertes en toda la superficie del dibujo no daría buen resultado. Los planos lejanos, especialmente el cielo, no deberían tener nunca colores demasiado fuertes. En el ejemplo de la imagen, el manto de la mujer y las hojas de los arbustos tienen colores intensos porque están cerca, y por ello utilicé rotuladores que pintaban bien. En las zonas más lejanas, o bien no usé rotulador o como en el caso de las rocas, utilicé rotuladores ya gastados que pintan flojo.

Para aplicar esta técnica, lo primero que hay que tener en cuenta es que nunca se debe pintar directamente con un rotulador sobre el papel, ya que este absorbería instantáneamente la tinta y se marcarían todos los trazos, quedando la cosa horrible. Por ello, primero se debe aplicar una capa de color a lápiz, siendo este color normalmente similar al que se va a aplicar por encima con el rotulador, aunque también podría ser diferente y en este caso se conseguiría una mezcla de ambos. Esta capa de color aplicada a lápiz debe ser fuerte, prácticamente saturada, con lo cual el papel tardará más en absorber la tinta. Después, vamos pintando con el rotulador por encima de esta capa de color y con el mismo lápiz con el que la hemos pintado previamente, vamos extendiendo la tinta del rotulador que vaya quedando acumulada al trazar con él. De esta forma, se conseguirá una superficie de color intensa y muy uniforme, mucho más estética que si se hubiera pintado directamente con el rotulador sobre el papel.

Posteriormente, sobre esta capa de color a base de lápiz y rotulador, se puede trazar con el bolígrafo a pesar de estar el color muy saturado. Esto es así porque a pesar de que un bolígrafo no puede pintar bien sobre una capa de color a lápiz que esté saturada, al aplicarle por encima de esta una capa de tinta de rotulador, esta capa de color se vuelve más absorbente y el bolígrafo puede trazar sin muchos problemas sobre ella.

En cuanto a la fijación, reitero lo dicho para la anterior técnica.





~ Capítulo Siguiente: Proporción Áurea ~


TÉCNICAS DE DIBUJO

:: Técnicas monocromáticas

Técnica de dibujo con lápiz de grafito y bolígrafo de un solo color.



:: Técnicas policromáticas

Técnica de dibujo con lápices de colores y bolígrafos de colores.



:: Técnicas mixtas

Lápices de colores, bolígrafos y rotuladores pueden usarse juntos en un mismo dibujo para aprovechar los puntos fuertes de cada una de estas técnicas.



:: Proporción áurea

A la hora de diseñar nuestros dibujos, lo primero que debemos abordar es la composición. La proporción áurea es una técnica de composición que se viene usando en el mundo del arte desde la antiguedad clásica porque es considerada como la relación de proporciones más estética que se conoce.



EJEMPLOS DE DIBUJO

:: Dibujo con lápices de colores

Proceso de dibujo con lápices de colores profesionales.



:: Dibujo con bolígrafo

Proceso de dibujo con bolígrafo.



:: Dibujo con lápiz de grafito

Proceso de dibujo con lápiz de grafito.